Durante el invierno, sabemos que es mucho más fácil salirse de la dieta habitual y tentarse por alimentos calóricos. El frío nos hace pensar en galletas y un chocolate caliente frente al televisor. Un estudio publicado por la revista The British Medical Journal revela que ingerir alimentos ultraprocesados más de cuatro veces al día aumenta en un 62% la probabilidad de contraer cáncer o enfermedades cardiovasculares.

La mezcla de alimentos calóricos y la falta de ejercicio pueden atentar contra nuestra salud en esta época del año, haciéndonos subir varios kilos, disminuyendo nuestro ritmo habitual en las tareas diarias y volviéndonos vulnerables a enfermedades. Aquí es cuando debemos recordar la famosa regla universal “Las calorías consumidas deben compensarse con las gastadas”, por ende, si la actividad física va a disminuir, debe bajar también la ingesta calórica del día.

Los resultados de la Encuesta Nacional de Salud de 2017 revelan que el exceso de peso de los chilenos llega al 74,2% de la población. El sedentarismo por otra parte llega a 86,7% alcanzando un 90% en las mujeres y 83% en los hombres. Según el análisis, la prevalencia de obesidad ha aumentado y constituye un importante factor de riesgo de enfermedades.

¿Cómo debe ser nuestra rutina en invierno?

Si hablamos de alimentación, las proteínas consumidas en esta temporada deben ser de bajo contenido graso como el pollo, pavo, pescados, mariscos, huevos, lácteos descremados, etc. Estos alimentos nos ayudan a acelerar el metabolismo, liberando calorías en el proceso de la digestión. Si sientes ansiedad y frío, lo mejor es tomar infusiones calientes saborizadas. Evita el consumo diario de bebidas azucaradas y de alimentos ricos en sodio como sopas en sobre, snacks dulces y salados.

Sabemos que por las bajas temperaturas disminuye la posibilidad de hacer actividades al aire libre, sin embargo, si tienes una máquina elíptica o una bicicleta estática en casa, es ideal hacer uso de ellas durante unos minutos. Otra buena opción es buscar videos en internet, hay un sin fin de rutinas hechas por especialistas del mundo fitness en donde se muestran haciendo ejercicios funcionales, aeróbicos y de musculación. No olvides que lo importante es que escojas una actividad que te guste, empieza lentamente y vas aumentando la intensidad a medida que te vayas acostumbrando.

Si estás en tu sitio de trabajo, para permitir una mejor circulación sanguínea puedes trabajar unos minutos de pie, elevar las pantorrillas y estirar los brazos, así como también dedica algunos minutos antes o después de comenzar la jornada a hacer ejercicios de respiración para una mejor oxigenación. Sentirnos bien física y mentalmente, traerá como consecuencia un buen desempeño en el ámbito laboral y personal.

Apóyate en la tecnología. El celular se ha convertido en un artículo indispensable en nuestras vidas, a través de ellos podemos hacer múltiples actividades desde la comodidad del sitio en donde nos encontremos. Descarga app saludables, ellas se encargan de mejorar tu calidad de vida.