Ya se sienten las altas temperaturas en todo el país por el verano, y estas fechas son ideales para irse de vacaciones a la playa… pero no tan geniales cuando se trata de conciliar el sueño cada noche.

Vueltas y vueltas en la cama para conciliar el sueño… Esta es una de las escenas más repetidas cuando hace calor y no tienes aire acondicionado.

Las alteraciones del estado de ánimo, principalmente la irritabilidad, así como la incapacidad para concentrarnos correctamente y la disminución del rendimiento laboral son algunas de las consecuencias de la mala calidad del sueño.

El calor excesivo puede afectar directamente nuestra comodidad al dormir, fomentando problemas como el insomnio y perjudicando nuestra calidad de vida.

Si no tienes aire acondicionado, hay otros trucos que puedes implementar para combatir esta molesta situación, los que te contamos a continuación.

1- Dúchate con agua tibia

Ducharse con agua fría nos entrega una sensación de frescura instantánea y puede resultar muy relajante cuando las temperaturas están altas, en especial antes de irse a la cama… pero a la larga, es peor.

Cuando nos bañamos con agua fría, el organismo se reactiva y gastamos más energía, lo cual hace que suba nuestra temperatura corporal y nos dé más calor del que teníamos antes.

El lugar de ducharse con agua fría, se recomienda hacerlo con agua tibia.

2- Limita las comidas calientes

Cuando comemos alimentos calientes, nuestro cuerpo produce más calor para digerirlas y, en consecuencia, sube nuestra temperatura. Por ello, antes de ir a dormir puede ser mejor consumir cosas frías.

También es recomendable comer cantidades moderadas de alimentos en la noche, y al menos una hora y media antes de acostarse, porque la digestión puede afectar nuestro descanso nocturno.

3- Pon hielo frente al ventilador

Si eres de quienes duermen con el ventilador encendido, puedes colocar hielo frente al aparato para que resulte más refrescante.

Además, si tienes problemas para dormir debido al ruido del exterior, el sonido del ventilador puede servir para anular al resto, efecto que se conoce como white noise.

4- Cierra las cortinas en el día

Si durante el día no hay nadie en tu habitación, deja las cortinas cerradas, lo cual ayuda a bloquear la temperatura exterior.

En tanto, de noche puedes impedir que entre el calor poniendo sábanas mojadas en las ventanas, o dirigiendo un ventilador hacia ellas.

No es fácil conciliar el sueño cuando la temperatura es tan alta que no puedes dejar de sudar y las sábanas se te pegan al cuerpo. Estas sencillas medidas pueden ayudarte a dormir en esas noches de verano insoportables.