¡Llegó Diciembre! y con él también vienen los excesos nutricionales que nos trae esta época del año. Pero, no podemos olvidar que los descuidos navideños son relevantes para la salud, sobre todo para la cardiovascular, ya que si no se cuida lo que comemos, el organismo puede enfrentarse a aumentos de colesterol, subidas de la tensión arterial y una ganancia en kilos nada saludable.

Muchos factores contribuyen a hacer de la Navidad un periodo peligroso para la salud nutricional. Por una parte, en estas fechas optamos por recetas más elaborados que a menudo incluyen en su composición salsas o ingredientes ricos en grasas, y tampoco son raros los aperitivos que incluyen frituras o bebidas poco saludables. Por otro lado, la gente tiende a relajarse con el alcohol y el cigarrillo.

La despedida del año con distintos grupos de amigos, la cena de fin de año del trabajo, cena de Navidad y Año Nuevo… Este mes viene con una agenda cargada de eventos sociales y gastronómicos.

Pero ¿Cómo podemos hacer para compartir estos momentos con nuestros amigos y seres queridos y mantener una alimentación equilibrada?

Aquí van algunos consejos para que disfrutes de cada reunión y puedas realizar elecciones saludables:

✔️ Trata de tomar durante las reuniones bebidas que no aporten calorías y reserva una cuota de alcohol para brindar o para disfrutar alguna bebida que te guste mucho.

✔️ Evita llegar con hambre a una reunión. Debes realizar todas las comidas que normalmente haces en el día, para no llegar con más apetito de lo habitual y caer en la tentación de “querer comerte todo”.

✔️ Evita las entradas y el alcohol desde el principio, sobre todo si el festejo es largo.

✔️ Evita los postres y dulces, busca alternativas que sean con frutas.

✔️ Realiza actividad física en forma diaria, esto ayudará a compensar las calorías extras del mes.

✔️ Si debes llevar comida a una reunión, intenta llevar preparaciones saludables. Los buenos hábitos se contagian a muchas personas.

✔️Abandona la mentalidad del “todo” o “nada”. Muchas personas que vienen con cuidados y dietas estrictas durante todo el año, frente a tanta oferta de alimentos no logran controlarse y se frustran ante esta situación. Resultado: comen todo lo que no comieron en el año.

Debemos recordar que si llevamos una alimentación saludable todos los días, sin restricciones y con actividad física programada, comer fuera de lo habitual no va a afectar nuestro peso.

Lo más importante en esta época es poder celebrar y compartir con nuestros seres queridos, sin embargo, también cuida tu salud y tu cuerpo te lo agradecerá.