Existen varias razones por las que el té verde 🍃  ha formado parte de las culturas asiáticas desde hace algunos siglos. Por ejemplo, según este estudio, en cuanto a las alegaciones para la salud, las plantas medicinales de este preparado, se han usado en aspectos como por ejemplo, el control del peso, curas de adelgazamiento, astenia y cansancio prolongado 🤯.

Esto se debe a que se trata de una bebida rica en antioxidantes y nutrientes que benefician al organismo, siendo un gran apoyo para fortalecer las defensas 🤩

¿Sabes cuáles son sus beneficios? Acá te los nombramos 👀.

El té verde es rico en antioxidantes.

Los antioxidantes son unos compuestos químicos que se encargan de combatir otras moléculas, como es el caso de los radicales libres. El té verde es una fuente rica de antioxidantes y, gracias a esto, es un aliado para prevenir el envejecimiento prematuro de la piel.

Podría ayudar a prevenir el cáncer.

Existen estudios realizados que han aportado evidencia de que el té verde tiene importantes propiedades que resultan prometedoras como método para disminuir el riesgo de desarrollar diferentes tipos de cánceres.
Por ejemplo, en una investigación realizada por la Universidad McGill en Montreal (Canadá), se encontró que los antioxidantes contenidos en este té podrían ayudar a disminuir el riesgo de padecer cáncer de próstata. En otro análisis se observó una disminución de riesgo hasta del 18 % de padecer cáncer de pulmón.
Otras investigaciones realizadas en China han relacionado el consumo de té verde con la disminución de riesgo de desarrollar cáncer estomacal, pancreático, esofágico, de próstata y colorrectal.

Favorece la salud cardíaca.

Su alto contenido en antioxidantes lo convierten en un aliado para regular los niveles de colesterol malo en la sangre e impedir que este se instale en los vasos sanguíneos. Gracias a esto, se considera que el consumo regular de té verde puede disminuir los riesgos cardíacos y otros problemas relacionados con la salud cardiovascular.

Mejora la salud del hígado.

El hígado es el órgano responsable de filtrar las toxinas que se van acumulando en el torrente sanguíneo y que pueden afectar a la salud. Por ello, si  este órgano no funciona correctamente, el exceso de toxinas puede tener un efecto negativo en el resto de nuestro organismo.
Una taza de té verde al día podría ser el impulso para depurar el hígado, reducir la inflamación y asegurarse de que está funcionando adecuadamente. El consumo regular de té verde ayuda a prevenir los daños causados por sustancias tóxicas, como el alcohol.

Estimula el metabolismo.

Está científicamente comprobado que el consumo de té verde ayuda a eliminar toxinas, a adelgazar y a mantener un peso corporal saludable. En una de estas investigaciones, se determinó que el poder de oxidación de grasa del té verde había ayudado a los participantes a bajar de peso en un periodo de tan solo tres meses. También se concluyó que ayuda a activar el metabolismo, mejora la capacidad para quemar calorías y actúa como un cardioprotector.

Favorece la buena digestión.
El té verde, si bien no tiene un efecto laxante, sí puede puede ayudar a reducir los gases, la hinchazón abdominal y otros problemas digestivos. En países como China y Japón se consume a diario en abundancia.

Ayuda en la prevención de la diabetes.
Las propiedades de este té podrían ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre para prevenir la diabetes. De hecho, en investigaciones recientes se demostró que el té verde puede ayudar a evitar el desarrollo de la diabetes tipo 1, además de controlar la diabetes tipo 2.

Mejora la salud bucal.
En la medicina tradicional China se ha utilizado el té verde como un protector dental, capaz de prevenir infecciones bucales, además de su empleo para ayudar a controlar los problemas de mal aliento. Así que, si tienes algo de halitosis, es conveniente que comiences a beber té verde para solucionar este molesto problema.

Ayuda en la prevención de la artritis.
Varias investigaciones han determinado que el té verde tiene una poderosa acción analgésica y antiinflamatoria que podría ser muy útil en el tratamiento de la artritis reumatoide y otros tipos de enfermedades inflamatorias.
El consumo de este té podría ayudar a detener la respuesta inflamatoria, al igual que la ruptura de cartílago en personas que padecen este tipo de enfermedades.

Fortalece el sistema inmunitario.
Su alto contenido de antioxidantes sumado a las vitaminas y minerales hacen que este té sea uno de los mejores aliados naturales del sistema inmunitario.
Las propiedades del té verde han demostrado ser efectivas en el tratamiento de diferentes tipos de infecciones, además de problemas respiratorios comunes como la gripe y el resfriado.


La dosis de té verde recomendada es de máximo 4 tazas al día si no consumes café. Si consumes una taza de café, se la debes restar a las 4 de té. Ahora bien, si tienes taquicardia u otros problemas de salud, consulta a tu médico antes de em